Cambio de titularidad de coche o transferencia de vehículo

Si vas a vender o a comprar un vehículo ya matriculado y necesitas hacer un cambio de titularidad de coche, este artículo te será de gran utilidad. En él vamos a enumerarte los pasos y trámites que debes seguir para hacer una transferencia de vehículo.

Cambio de titularidad cuando vendes un coche:

Lo primero que se debe hacer es redactar un contrato original de compraventa si es entre particulares, o una factura si es con una empresa. El motivo de realizar este contrato es para que queden registrados los datos completos de las dos partes que intervienen, como son el documento nacional de identidad (DNI/NIE, o CIF si son empresas) consiguiendo así evitar cualquier tipo de conflicto posterior.

Además, el contrato también recoge el valor por el que se vende el vehículo, la marca y el modelo del coche, el número de bastidor y la hora exacta de la entrega. Con toda esta información se busca evitar problemas en la gestión de las multas que pueda tener pendiente el vehículo y las que puedan producirse durante la gestión o en días posteriores.

También es importante pedirle al comprador que antes de 15 días te envíe una copia del permiso de circulación donde conste que el vehículo ya está a su nombre y asegurarte de esta forma que se haya hecho el cambio de titularidad del coche. Si no lo hace, te recomendamos comunicar a la Jefatura provincial de tráfico que el coche ya no te pertenece.

Transferencia de vehículo cuando compras un vehículo:

Lo más importante es hacer el cambio de titularidad a nombre del comprador del coche. Este procedimiento se hará  en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico que corresponda al domicilio del vendedor o donde esté matriculado el coche. Este impreso es necesario para hacer la transferencia del vehículo a tu nombre, pudiéndose recoger en persona o bien descargarlo de la web de la Dirección General de Tráfico. Para los coches de Canarias, Ceuta o Melilla habrá que gestionar también un certificado de Aduanas por el que se deben abonar unos 8 euros.

Si se compra el vehículo en un establecimiento especializado en compraventa, lo habitual es que ellos mismos se encarguen de hacer el cambio de titularidad del coche a tu nombre, además de hacer la entrega de la Tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo y el permiso de circulación.

Si se adquiere el vehículo a un particular es importante quedarse con una copia del contrato de compraventa, del documento de identidad del vendedor, de la solicitud de cambio de titularidad del vehículo firmada por el comprador y vendedor, y de la documentación del vehículo (Tarjeta y factura de la ITV, permiso de circulación y recibo del último impuesto municipal y trámite de la transmisión del vehículo).

¿Qué es lo que hay que pagar?

Una vez se hayan realizado todos los pasos anteriores, y para que el titular pueda tener el coche a su nombre, se debe pagar a Hacienda el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. El valor de este trámite está cerca del 4% del valor del vehículo y se puede pagar en persona o a través de Internet a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria. Una vez hecho el pago, se obtendrá el Código Electrónico de Transferencias (CET) que te servirá para acreditar que se ha cumplido con la obligación fiscal.

El siguiente paso para hacer el cambio de titularidad o la transferencia de vehículo será entregar toda la documentación anterior a la Jefatura Provincial de Tráfico, debidamente cumplimentada y firmada por ambas partes, DNI original o copia compulsada del vendedor y comprador, junto con el contrato de compraventa anteriormente descrito, la tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos, el permiso de circulación, el justificante de pago del último Impuesto de Circulación y el comprobante del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales de Hacienda. Para ello deberás solicitar cita previa llamando al teléfono de Tráfico o a través de su página web.

Por último, el comprador deberá abonar a la Jefatura Provincial de Tráfico una tasa por la transferencia del vehículo que ronda los 50€ para automóviles y 25€ para ciclomotores. Si quieres ahorrarte tener que ir al banco a pagar, te recomendamos llevar una tarjeta de débito o crédito, ya que es la única forma de pago que admite el organismo.

Si quieres evitar tener que llevar a cabo todos estos trámites en persona, puedes acudir junto con el comprador y toda la documentación del vehículo a una gestoría de confianza para que hagan el cambio de titularidad por ti, pagándoles, como es lógico, por el servicio.


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en