Cómo reducir las emisiones contaminantes de tu automóvil

Gran parte de la contaminación que encontramos en el aire tiene que ver con la quema ineficiente de combustibles fósiles, sobre todo aquella que proviene de los coches. Este problema no solo afecta al medio ambiente, sino también a nuestra propia salud ¿Vas a dejar que eso ocurra? Hoy, en nuestra sección Carro Verde, te damos algunos consejos para reducir las emisiones de nuestros vehículos. Tener el coche siempre a punto o llevar a cabo una conducción ecológica son prácticas muy recomendables para mantener un buen nivel de respeto hacia el medio ambiente.

Tener el coche siempre a punto

Existen varios motivos por los que revisar periódicamente el estado de tu vehículo. Los distintos componentes que forman tu coche y lo hacen funcionar eficientemente, tienen mucho que ver con las emisiones de tu vehículo. A continuación, describimos la relación entre el medio ambiente y los elementos que conforman tu vehículo:

  • Los neumáticos: una presión inferior a la recomendada, aumenta el consumo de combustible un 3%, además del posible riesgo de pinchazo.
  • El catalizador: dispositivo que se encarga de medir los gases tóxicos emitidos a la atmósfera. Nos encontramos ante un filtro, que se va deteriorando y que debemos ir revisando de forma continuada, con el objetivo de contribuir a preservar y cuidar nuestro planeta. Se recomienda cambiarlo cada 100.000 kilómetros.
  • El tubo de escape: lo mejor es asegurarse de que no se encuentra en mal estado ni oxidado. Además, si nuestro tubo de escape se encuentra en malas condiciones puede expulsar gases tóxicos y producir mucho ruido, incentivando una creciente contaminación acústica.
  • Otros elementos como las bujías o los filtros también tienen mucho que ver con la emisión de gases contaminantes.

Una conducción ecológica

Tiene que ver con nuestra capacidad para conducir de una manera responsable y eficiente, respetando el medio ambiente. En este sentido, recomendamos emplear marchas largas y a bajas revoluciones para consumir menos combustible. Circular de forma uniforme, evitando los frenazos y acelerones, es otra de las técnicas que favorecen la conducción eficiente y ecológica. Para evitar dichos frenazos, lo mejor es mantener siempre una distancia de seguridad prudente que te permita acelerar y parar de forma suave.

Por norma general, es preferible conducir a menor velocidad para emitir menos contaminación a la atmósfera y evitar usar el coche en desplazamientos cortos, y no abusar del aire acondicionado y del climatizador. Si quieres recibir más información, siempre puedes acudir, semanalmente, a nuestra sección Carro Verde con el objetivo de recibir las noticias y la actualidad relativa al medio ambiente.


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en