Consejos para mantener la carrocería de tu coche siempre a punto

Tanto si eres de los que adoran pasar la mañana del domingo lavando el coche, como si prefieres que sea el agua de la lluvia la encargada de dar brillo a tu carrocería, este artículo te interesa y ¡mucho!. Mantener la carrocería de nuestro coche en perfecto estado es algo con lo que todos soñamos alguna vez. Sin embargo, factores como el paso del tiempo, la climatología o los pequeños descuidos en el parking del supermercado, pueden jugarnos una mala pasada.

Desde Ralarsa, os traemos los mejores consejos para mantener la carrocería de tu coche como el primer día. Un primer paso, es aprender a lavar el coche sin dañar la pintura siguiendo los consejos que os dejamos a continuación:

  1. Algo básico: lavar el coche a menudo es una buena idea si quieres mantener la pintura en perfecto estado y prevenir la corrosión.
  2. Es mejor lavar el coche a mano, porque seremos menos agresivos que cualquier túnel de lavado.
  3. Antes de empezar con la limpieza, ablandar. Como en cualquier caso de suciedad acumulada o incrustada, lo mejor es primero reblandecer los restos con abundante agua caliente.
  4. Las partes bajas del coche, los neumáticos y las llantas acumulan mucha suciedad y es conveniente realizar una limpieza a conciencia. Puede usarse agua a presión, aunque siempre será más agresiva que una esponja suave, el proceso es más rápido y efectivo.
  5. Siempre limpiaremos la carrocería de arriba hacia abajo, sin ejercer mucha presión, enjuagando constantemente la esponja y utilizando un jabón con un PH adecuado.
  6. Una vez limpio, enjuagaremos el coche por completo evitando que queden restos de jabón. Por último, cuando ya hayas acabado con la limpieza, seca el coche con un paño de microfibras.

Una vez tenemos el coche a punto y listo para disfrutar de la conducción, a continuación os dejamos unos consejos para evitar la corrosión de la carrocería.

  1. Es conveniente reparar inmediatamente cualquier daño que haya penetrado sobre la lámina superficial, es decir, que deje al descubierto el metal. Una vez “perforada” la superficie, el metal queda perfectamente expuesto a la corrosión. Si detectamos una pequeña rayada o desperfecto en la carrocería, tratémoslo cuanto antes.
  2. Además, si se repara el coche por algún motivo, siempre hay que verificar el estado de las capas de productos anti corrosión. Es una medida más de precaución.
  3. Si vives en una zona de mar o utilizas el coche en un camino de tierra debes comprobar que no queden restos de arena en los bajos o dentro del coche. Es mejor limpiar rápidamente el salitre y la sal que pueda acumularse durante un viaje que transcurra por tramos con nieve.
  4. Como ya hemos señalado anteriormente, lavar el coche a menudo es la mejor manera de mantener la carrocería a salvo de la corrosión.

Desde Ralarsa, líderes en el sector de reparación y cambio de lunas, siempre nos gusta informaros sobre las mejores técnicas para que la vida de tu coche sea lo más feliz y segura posible. ¡Buen viaje!


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en