Sacale-brillo-a-tu-coche.jpg

El paso del tiempo y los diferentes agentes externos van deteriorando poco a poco la pintura del coche. Para recuperar ese color intenso que tenía la carrocería del vehículo cuando estaba nuevo no basta con lavarlo y retirar la suciedad por encima, se necesitan cuidados más específicos y dedicarle algo de tiempo.

Desde Auto Cristal Ralarsa, queremos darte los pasos a seguir para mantener en perfecto estado el aspecto exterior de tu coche y que parezca como recién salido del concesionario.

¿Cómo recuperar el brillo de la pintura del coche?

La lluvia, la humedad, el salitre, el sol, los excrementos de pájaros y muchos otros elementos climatológicos producen un envejecimiento prematuro de la chapa, especialmente en los vehículos que pasan la noche al descubierto.

Afortunadamente, existen técnicas y productos que sirven para recuperar el brillo de la pintura e incluso retirar algunos arañazos superficiales.  

Para devolverle el brillo perdido a tu coche, en primer lugar debes elegir el producto de pulimentado adecuado. Debe ser una masa cremosa no muy compacta que permita retirar el sobrante.

Existen tres tipos de tratamientos disponibles:

  • Para pinturas muy deterioradas.
  • Para pinturas con deterioro medio.
  • Para pinturas con deterioro leve.

En función del estado y el tipo de tratamiento que necesite tu coche deberás escoger uno u otro. Pero recuerda que este tipo de tratamiento solo eliminará los arañazos superficiales.

¿Cómo aplicar el producto?

Una vez te hayas hecho con el producto, sigue atentamente los siguientes pasos:

  1. Limpia la carrocería. Limpia toda la superficie que desees tratar con un paño limpio o un producto de limpieza para coches. Para eliminar los insectos pegados te recomendamos que humedezcas un paño con producto de limpieza y lo dejes unas horas o incluso toda la noche.
  2. Proceso de pulido. Aplica el producto por un lado de la esponja y empieza a extenderlo en la carrocería con movimientos longitudinales ejerciendo presión paulatinamente.
  3. Retira el producto sobrante. Una vez que el producto se empiece a secar, elimina  el excedente con un paño de microfibras.
  4. Repetir el proceso. Una vez terminado el pulido, en el caso de que sea necesario, vuelve a pulir la chapa hasta que haya brillo y se hayan eliminando las imperfecciones.

Las pinturas de los coches están diseñadas para soportar un pulido cada 6 meses durante más de 10 años, así que no tengas miedo de repetir este proceso tantas veces como tu coche lo necesite.  

 


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en