Ralarsa.jpg

En estos días de calor intenso, entendemos que los conductores busquen la forma de ir cómodos y frescos dentro de sus vehículos, bien sea llevando la ventanilla abajo para que corra el aire, enciendo el aire acondicionado y claro, usando ropa fresca. Si bien ninguna de estas 3 opciones mencionadas supone un riesgo para la conducción, hay una que sí lo hace y es la mala decisión de conducir con sandalias.

 

Hoy en el blog de Auto Cristal Ralarsa te contamos porqué es una mala idea conducir con este tipo de calzado de verano.

 

¿Por qué no es recomendable conducir con sandalias?

 

También conocidas comúnmente como chanclas, este es quizá el calzado que más nos gusta usar en verano por ser cómodo y muy fresco, pero aunque este muy bien para ir a la playa y dar un paseo, no es el calzado ideal para la conducción segura.

 

El problema que tiene conducir con sandalias es que no es un tipo de calzado que quede bien sujeto al pie. La zona del talón queda totalmente descubierta y no se fija al calzado lo que puede ocasionar que al momento de mover los pies en el pedal, especialmente si es un movimiento brusco en tiempo de reacción, la sandalia se salga del pie y se quede enganchada al pedal, o simplemente que no nos permita controlar bien los pedales del coche.

 

Alguno conductores incluso han llegado a sufrir lesiones en sus pies por conducir con sandalias, y no por realizar algún movimiento brusco con los pies, un simple movimiento les ha ocasionado perder la sandalia y pisar mal el pedal, provocando golpes o rasguños en los pies.

 

Es popularmente conocido el caso de la empresaria Olivia Varlère, quien contó que en una ocasión mientras estaba repostando en una estación de servicio, decidió soltar una de las tiras de sus sandalias para descansar sus pies.

 

Al volver a su coche y arrancar el motor para ponerse en marcha una de las tiras de sus sandalias se enganchó al pedal del acelerador, lo que le hizo perder el control del coche, atropellar a un peatón y empotrar el vehículo contra una de las máquinas dispensadoras de la estación de servicio.

 

Calzado seguro para conducir

 

Los zapatos de tacón tampoco se considera seguros para la conducción, ya que el punto de apoyo del pie para el manejo de los pedales es el talón y mientras en el caso de las sandalias el problema es que el talón no está fijado correctamente al zapato, con los tacones el problema es algo similar.

 

El hecho es que el tacón mantiene el talón muy elevado de la superficie de donde se apoya, esto provoca que la pisada en el pedal no produzca la sensación real de presión que se está ejerciendo sobre el mismo.

 

Por todos estos motivos aunque en la normativa de tráfico no se prohíbe específicamente el uso de este tipo de calzado sí que el conductor podría recibir una multa por parte de un agente, basándose en lo estipulado en el artículo 18.1 del código de circulación que dice  que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos”.

 

Por lo que el agente podría considerar que ese tipo de calzado impide la libertad de movimiento del conductor, poniendo en riesgo su vida y la de los demás conductores en la vía pública, por lo tanto aplica como infracción, por muy rara que parezca.

 

Si vas a conducir en verano, desde Auto Cristal Ralarsa te aconsejamos llevar unos zapatos de recambio en tu coche, preferiblemente que sean cómodos, ligeros y de suela no demasiado gruesa. ¡Que nada te impida disfrutar de tus vacaciones de verano!


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en