Ralarsa.jpg

Sabemos que durante el invierno es muy importante hacer ciertas revisiones periódicas al coche para que el frío no cause estragos en el sistema mecánico y eléctrico.

 

Incluso hay personas que ya tienen como costumbre realizar ciertos gestos o pequeñas revisiones a su coche por las mañanas antes de ponerlo en funcionamiento. Retirar el hielo o la nieve de encima, revisar los neumáticos, calentar un poco el motor,

 

Si eres de los que en su ritual de mañana durante el invierno, hace una pequeña revisión al capó de su coche antes de encenderlo, entonces lo estás haciendo bien y tu rutina está muy completa, pero si no lo haces, entonces este nuevo artículo del blog de Auto Cristal Ralarsa es para ti.

 

Continúa leyendo y entérate del motivo por el cual es tan importante hacer este pequeño pero significativo gesto.

 

Tu coche, el refugio perfecto contra el frío

 

Sucede que durante el invierno algunos mamíferos que habitan en las zonas urbanas, buscan refugio del frío dentro de los vehículos que se pasan la noche aparcados en la calle.

 

El motor del vehículo mantiene acumulado el calor que desprende después de su uso durante muchas horas, al ser un espacio reducido es más fácil conservar dicho calor, y por ser también un espacio donde entra poca luz, muchos animales lo consideran como el lugar perfecto para pasar la noche resguardados del frío y del ajetreo de las calles.

 

Algunos se acomodan en la parte superior de los neumáticos, la parte interna que queda cubierta por el capó, y al estar ahí es imposible para el conductor detectar la presencia del animal antes de poner el marcha el vehículo, lo cual acaba siendo peligroso tanto para el animal, como para el conductor.

 

Si el conductor no se percata de que hay un pequeño animal escondido debajo del capó de su coche, al poner el vehículo en marcha podría hacerle daño por accidente al animal. Esto supone un mal trago para el propietario del coche, por herir al animal y además provocar una avería en el coche que le impediría circular.

 

La advertencia de los bomberos

 

Año tras año, durante estas fechas, los bomberos insisten a los conductores que deben revisar el capó de su coche todas las mañanas antes de ponerse en marcha, precisamente para evitar estos desafortunados accidentes a los que varias veces deben acudir ellos a rescatar el animal.

 

Los bomberos, y resto de autoridades, recomiendan a los propietarios de vehículos dar dos golpes suaves en el capó para intentar ahuyentar al animal.

 

Estos dos toques no deben ser demasiado bruscos, ni ir acompañados de gritos, ya que demasiado ruido o agresividad podría causar el efecto contrario, provocando que el animal se asuste y en vez de salir, intente esconderse más dentro del coche quedando atrapado entre las piezas. Es en situaciones como estas, en las que se necesita la intervención de los bomberos para sacar al animal.

 

No es nada plausible que sea el propio propietario del vehículo quien intente sacar al animal por la fuerza, ya que al estar asustado el animal podría atacar para defenderse.

 

Los animales que suelen esconderse debajo de los coches suelen ser: gatos, ardillas, o incluso algunos pájaros y perros domésticos que pueden haberse alejado de sus casas.

 

Así que recuerda, cada mañana antes de poner en marcha tu vehículo, asegúrate de revisar bien debajo del capó con dos golpes sutiles que alerten al animal para que salga.

 

Te invitamos a leer más recomendaciones y consejos en blog de Auto Cristal Ralarsa, para cuidar de tu coche durante el invierno y lograr una conducción más segura.


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en