Reparar el parabrisas ralarsa

Reparar el parabrisas ahorra costes, tiempo, recupera la resistencia original y minimiza la generación de residuos.

El parabrisas de nuestro coche es un elemento esencial en la seguridad del vehículo y, por ese motivo, es importante mantenerlo en óptimas condiciones sin daños o desperfectos que limiten nuestro campo de visión. Otro factor importante a tener en cuenta, es que los cristales constituyen aproximadamente el 30% del sustento físico dentro del habitáculo en el vehículo.

Tras años de investigación, los fabricantes de automóviles manifestaron la importancia de los cristales, constatando mediante pruebas de choque que el parabrisas evita que las deformaciones producidas durante una colisión sean mayores. Incluso en un vuelco en el que el techo se ha deformado hasta 10 centímetros, los cristales ofrecen soporte a la estructura del habitáculo.

Un pequeño impacto en el parabrisas no sólo debilita la estructura del vehículo, sino que puede ser el punto de partida de una grieta que acabe afectando a todo el cristal. En general, la mayoría de los impactos en las lunas delanteras pueden repararse siempre y cuando el daño no posea un diámetro superior al de una moneda de 2 euros (40 mm de diámetro) y, además, se encuentre fuera del campo de visión del conductor. Reparar el parabrisas en lugar de sustituirlo supone un ahorro aproximado del 80% y un 75% en tiempo invertido por parte de un especialista (en apenas 30 minutos de intervención).

El impacto medioambiental de reparar la luna delantera es mucho menor que en el caso de la sustitución al minimizar la generación de residuos. Por ejemplo, en el caso del cristal laminado es difícil y costoso de reciclar ya que los usos posteriores que se le pueden dar son muy limitados. En la siguiente tabla os dejamos una comparativa del impacto medioambiental que suponen ambos procesos:

Actividad

Sustitución de parabrisas

Reparación de parabrisas

Fabricación

31,5 kg CO2

0,6 kg CO2

Distribución

3,6 kg CO2

0,1 kg CO2

Montaje

3,9 kg CO2

3,4 kg CO2

Emisiones totales

39 kg CO2

4,1 kg CO2

 

Otro factor importante a tener en cuenta, es que si tienes seguro de lunas, en la mayoría de las aseguradoras reparar el parabrisas no suele afectar a la bonificación de la póliza.

En conclusión, siempre que sea posible es mejor reparar el parabrisas que sustituirlo tanto a nivel económico como medioambiental. Desde Ralarsa, te invitamos a contactar con nosotros y analizar tu caso de forma personalizada. Nuestro objetivo es mantener tu vehículo seguro, al mejor precio y reduciendo el impacto medioambiental de nuestro trabajo.


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en