Cambiodeaceite.jpg

El mantenimiento general de los vehículos es muy importante para su buena funcionalidad y sobre todo para la seguridad del conductor. Se recomienda hacer revisiones periódicas del estado mecánico de un coche, pero hay algunos puntos claves que son esenciales para mantener tu vehículo en buen estado y que puedes revisar tú mismo antes de llevarle al taller.

 

Los frenos, los neumáticos y el aceite del motor, son algunos de estos puntos claves que se deben revisar con más frecuencia, aunque por desgracia hay algunas personas que no le dan la suficiente importancia a estos puntos, y van dando largas a las revisiones o cambios necesarios sin tomar en cuenta que probablemente con el paso del tiempo esto pueda traer consecuencias negativas para el estado de su vehículo.

 

Hoy en el blog de Auto Cristal Ralarsa, te contamos cuáles son las consecuencias más graves de no cambiar el aceite del motor cuando este lo necesita.

 

Revisar y cambiar el aceite

 

Como hemos dicho anteriormente, la revisión periódica del aceite puede ser realizada por el mismo propietario del vehículo sin necesidad de llevarlo al taller para una exclusiva revisión del lubricante. Simplemente para tener un control del buen estado del aceite del motor, basta con mirar la varilla medidora para comprobar que el nivel del aceite es el correcto.

 

Si notas que el nivel del aceite es muy bajo, rellena hasta el nivel indicado por el fabricante, o en caso de no saber cuál es el nivel que el motor de tu coche necesita podrás preguntarle a tu mecánico de confianza para tomarlo en cuenta en el futuro.

 

Pero, una cosa que no muchos propietarios de vehículos saben es que si tu coche recorre miles de kilómetros y el nivel del aceite no disminuye, entonces esto también podría ser motivo de preocupación ya que podría suponer que esté entrando gasolina en el depósito de aceite del motor.

 

Una forma de saber cuál es el momento indicado para cambiar el aceite del motor de tu vehículo es guiándote por las indicaciones del manual del fabricante, donde normalmente aparece el número total de kilómetros que tu coche podrás recorrer con el mismo aceite. Suelen ser entre 5.000 y 30.000 kilómetros en los que no son necesarios hacer el cambio de aceite, aunque esto podría variar entre un fabricante y otro.

 

Si esto lo traducimos a tiempo, hablamos aproximadamente entre unos 3 y 24 meses.

 

Recuerda que debes usar siempre los lubricantes recomendados por el fabricante de tu vehículo y el personal de tu taller de confianza. Una recomendación general que queremos dar a todos los conductores es la de no adquirir productos lubricantes para el motor de tu vehículo que sean de baja calidad o dudosa reputación.

 

Actualmente los lubricantes más populares son los multigrado, estos se identifican fácilmente por el código con el que se marca la viscosidad de los mismos entre la temporada de verano (5W30) y en la temporada de invierno (15W40).

 

Las posibles consecuencias de no cambiar el aceite a tiempo:

 

  • Ruidos molestos en el motor como consecuencia de la falta de lubricación
  • Casquillos de biela rotos
  • Desgaste prematuro del motor
  • Arqueos de levas
  • Rotura en algunas piezas del motor por falta de lubricación
  • Fallo general del motor que derive en cambio del mismo

 

Como podéis ver no hablamos de consecuencias leves, son verdaderas molestias para el conductor, que no solo generan un gasto extra en reparaciones que se ha podido prevenir con un buen mantenimiento del motor sino que además ponen en peligro la seguridad en la conducción.

 

Si te interesa saber sobre otras revisiones que tú mismo puedes realizar al coche, te invitamos a leer nuestro anterior artículo sobre “Revisiones que puedes hacerlo tú mismo al coche”


Sigue atento a más noticias y consejos en el blog de Auto Cristal Ralarsa.


Buscar

Suscribirse a Newsletter

Archivo

Facebook

Twitter

Síguenos en